martes, 5 de mayo de 2015

Tiempo: el amigo que todo lo cambia

Hay días en los que simplemente haces memoria. Redibujas olores, abocetas atmósferas pasadas, incluso proyectas detalles insignificantes de alguna cara que aun recuerdas no sabes por qué.

El tiempo lo cambia todo y es una verdad.
Una verdad que sólo conoces de oído hasta que la vives, y desde una distancia, además. Una lección esencial que sólo llegan a conocerla las personas pacientes, o lo suficientemente valientes como para ver llegar las consecuencias de la vida.

Tiempo es todo lo que necesitan todas las cosas. Nada más. Nada más que tiempo.
 El tiempo cambia las cosas para bien o para mal... o para un poco mejor.
Y lo que creías que nunca iría bien, con el tiempo acaba yendo bien. Y esa cosa mala que nunca creíste que pasaría, con el tiempo llega. Y aquella espina que juraste tener clavada de por vida, el tiempo la desvanece.

Qué diferente se ve todo filtrado por el tiempo.
Otros colores, otras texturas.
¿Aquella persona que entonces formaba parte de tu vida, alguna vez fue como la disfrutaste en aquél entonces? ¿Alguna vez hubo tanto color en un sólo día? Alguien que hoy ya no tiene nombre en ninguna página de tu presente.
¿Y tú mismo? Mirándote en la inmediatez de las cosas pasadas, ¿alguna vez fuiste así? ¿alguna vez te avergonzaste tanto y no te diste cuenta?

El tiempo baña todas las cosas y las vuelve pasadas. Y las cosas pasadas, por fortuna, no tienen poder ni influencia.
Con añoranza las dejas desvanecerse y sientes una agridulce libertad. La libertad de no sentir ya esa mochila sobre tus hombros. Una ligereza que puede llegar a asustar a algunos lobos.

El tiempo sólo me ha enseñado a darle más tiempo al tiempo. A dar más tiempo a todo sin perder tiempo. Al final todo se reduce a una transacción de tiempo. Un juego de esquivar ladrones de tiempo.

Tiempo es todo lo que tengo. Y tengo tiempo para todo. Y hay tiempo de todo en esta vida; tiempo de reír, y tiempo de llorar. Y ambos tiempos pasan. Y sólo queda más tiempo.

Dadle tiempo al tiempo.
Habrá tiempo de sobras en el futuro para ver llegar nuevos tiempos.


jueves, 23 de abril de 2015

Cuento: "el perrito de la pradera y el erizo"

Como hoy es Sant Jordi, y lo celebramos como el día del libro, he decidido escribir un cuento de 4 páginas :) ¡espero que lo disfrtuéis! ^^










gustado no olvides comentar ^^ ¡feliz sant jordi!

domingo, 8 de marzo de 2015

Hacerse mayor: tediosa novedad

No sé para quién escribo. No sé quien me lee.
Hace año y medio me sabía los nombres e iconos de mis lectores, y ahora ya sólo recuerdo 2 o 3 vagamente.
Tecleo con la perspectiva de quien ha estado viajando durante años, y que ha tenido la retorcida idea de volver a pisar el pueblo natal, sólo para contemplar la entrada. Sólo para comprobar qué sucede si recuerdo quién era hasta no hace tanto.

Crecer está bien. Pero yo tengo la costumbre de crecer mal. De convertir la pérdida de la inocencia en un trauma. No sé volverme adulto sin apagarme. Aunque esté haciendo lo correcto, adoptar la postura de la edad en la que me encuentro diluye toda mi vitalidad.

Veo cada mañana apagarse la tonalidad de mis colores. Los tonos puros y brillantes adquieren un mate oscurecido más elegante. Es más espeso, más solido. Pero sin destellos de purpurina.

¿no era emocionante crecer? ser joven no tuvo sentido para mi. ¿tampoco lo tendrá convertirme en adulto?
la toma de conciencia de que el jardín de infancia de mi vida ha terminado atraviesa mi alma cada noche cuando cubro mi cabeza con la sábana.

No voy a quejarme. Quejarse no es una opción.
Se apaga otro de mis destellos de  rebelde espontaneidad.

Me perfecciono. Siento mis contornos más pulidos. Pero ha huido toda imperfección. Toda grieta. Cualquier gota seca que creara un relieve inesperado.

Veo mi cara cambiar. Veo mis ojos empequeñecerse, centrarse en mi cara. Veo las mejillas ensanchándose y la barbilla redondearse. Una mañana empiezo a reconocer en mí facciones que siempre habían pertenecido a un familiar, y no a mi. He tomado el relevo.
Y así, una luz más se cobija en una urna opaca.

La temporalidad se ha alojado en mi interior.

Tomo conciencia de la vida y de la muerte. De la belleza del envoltorio en el que se vende la existencia. Como una bolsa de patatas, está medio llena de aire.
Veo pasar a toda mi familia alrededor de la mesa de navidad. Veo cómo se van ausentando personas y cómo las canas invaden las cabezas de otras. Veo empequeñecerse los cuerpos de los que una vez me columpiaron entre sus brazos, y que ahora puedo rodear con una mano.

Veo abrirse el mundo ante mi, y dentro de mi.

Podría dar clases particulares mientras acabo el trabajo de fin de carrera. Mañana empiezo a hacer ejercicio, lo juro. Creo que antes de hacer un máster estaré un tiempo trabajando, por tomar experiencia. No me gusta cómo me sale la barba, no es tupida; iré al barbero a que me la arregle la próxima vez. Mientras trabaje dedicaré el tiempo libre a luchar por ganarme a vida con lo mío, no habrá tiempo de aburrirme. Creo que ya no me identifica la ropa de mi armario...

crecer.

...esta tediosa novedad diaria. Este estar como siempre y no haberte sentido nunca así. Esta sensación de echar de menos lo que no has tenido nunca y sentir que reconoces algo que ves por primera vez.
Aprender a comportarte según con quién estás. Aprender a reír de temas triviales que se ahogan en un café... -mi café, yo que no tomaba café. Aprender a hacerte el entendido delante de un catedrático para defender tu tesis con dignidad y que no se te note el miedo. Aprender a sortear las discusiones y a aceptar las miserias de las personas más bellas.

Maquillaje. Una novedad musical. El bus ha llegado antes de hora hoy. "El periódico sólo está en castellano, señora". "¿Vas a bajar aquí?" "El que tengo al lado en el metro no se ha duchado hoy...". "Quedamos un día y mientras comentamos el trabajo nos tomamos un algo". "La vida es dura, bienvenido al mundo real". "A la que es la novia de Ronaldo ya la ha fichado Antena 3 como presentadora de fórmula 1".

Me hago mayor.

Me hago irremediablemente mayor.

Qué tediosa novedad.

lunes, 21 de abril de 2014

¡Por algo será que la medicina de esta vida es el "jarabe de palo"...!

Llevo siglos desconectado de blogspot, y es algo que lamento; sin embargo, no voy a pedir disculpas a vosotros, mis queridos lectores, ya que la causa que me he alejado de -prácticamente- la vida pública ha sido ocuparme de mi mismo.
Si bien no es sano ocuparse demasiado en uno mismo, todo es bueno en su equilibrio, y yo llevaba demasiados años -por no decir toda la vida- descuidándome en todos los aspectos (sobretodo en los que pertenecen a la categoría de "palabras abstractas").

¿Sabéis? cuando era adolescente, mi única preocupación era convertirme en un dibujante de cómics. Yo mismo no me importaba. Sólo me importaba mi meta. Y prácticamente ha sido así desde entonces hasta el día de hoy; y eso se debe, efectivamente, a que mi comunicación con los seres humanos (y conmigo mismo) era muy pobre, prácticamente nula.

No lamento haber practicado tanto en la tarea que supone crear un cómic, pues ahora mismo estoy dibujando lo que será el segundo volumen de una serie que saqué al mercado en noviembre de 2013; pero sí que lamento no haberme moldeado como persona cuando eran los años de hacerlo.
Terminé toda mi adolescencia sin haberla pasado; sin crisis, sin desengaños, sin desilusiones con amigos, sin un sólo desamor, sin mirarme en el espejo para hinchar mi vanidad, sin interesarme por tendencias o moda, sin ídolos a los que admirar en las revistas, sin volver a casa una hora más tarde de lo acordado.
Todas ellas situaciones conflictivas en la adolescencia, sin duda, pero que moldean a las personas. Yo me las evité.
Pensé que era mucho más "útil" emplear el tiempo en lo que vendría después de esa estúpida etapa del pavo. Así que me convertí en un adulto directamente, o al menos lo pretendí; cuando terminaba las clases me iba directo a casa para terminar ese capítulo que tenía que estar finiquitado esa noche porque yo me había puesto ese plazo, y yo debía estar entrenado para el mundo laboral.

De esta manera llegué a la edad adulta siendo, lo que en lenguaje de cómic se diría, un personaje "plano".

Cual fue mi desorientación al comenzar a relacionarme con las personas. El cambio llegó casi de forma accidental, pero no tardaron nada en llegar personas que irrumpirían en mi vida- queriendo yo o no-, y algunas que otras entraron en mi corazón sin permiso ni aviso.
Mi adolescencia comenzó muy tarde. Cuando el resto de personas ya habían superado la sorpresa que se vive cuando todo te viene de nuevo, a mi todo me resultaba inexplicable.
Todo el mundo entendía las situaciones, todo el mundo ya sabía cómo iba la cosa, todo el mundo ya sobreentendía lo que ni si quiera se había dicho. Yo no.
Como cualquier adolescente que por primera vez experimentaba cualquier cosa, comenzaron a llegar los famosos desengaños, uno tras otro, con la diferencia de que a mi me desestabilizaban la existencia a una edad en la que uno ya debería estar asentadito.

Dejando de lado todo este rollo sin más trascendencia (que cuento únicamente por si alguien se sintiera identificado) escribo hoy en este espacio polvoriento para deciros algo: llevarse palos no es malo. Ni anormal. De hecho es bastante necesario.

Yo, a mi edad adulta, no entendía porque comenzaba a preocuparme por tonterías que no me habían distraído nunca de mi "trabajo", pero en realidad la vida me estaba haciendo un favor al ponerme en situaciones dolorosas "aparentemente innecesarias". Realmente eran necesarias.

¿Os imagináis un mundo de personas "planas", sin moldear? personas que se hubieran pasado la vida protegiéndose de todo con una barrera impermeable al dolor. ¿Qué sabrían? ¿Qué habrían aprendido? No sabrían nada, no entenderían nada; serían personas huecas, estúpidas y evidentemente narcisistas hasta puntos insospechados, pues no sabrían de otra cosa que de sí mismos, su única ocupación hasta el momento (un espécimen social que cada vez abunda más).

Y sí, aunque yo me "descuidara" como persona en mis años adolescentes, en realidad sólo estaba pensando en mi mismo. En protegerme de rasguños, en mantener mi piel de bebé perfecta y sin rozaduras. Pero una piel sin cicatrices no es la piel de una persona adulta.
Yo tengo entre dos nudillos de a mano izquierda una pequeña marca oscura, de cuando me quemé una vez con el horno. Un bebé jamás habría usado un horno, por eso no tendría esa mancha en la piel.

La vida me sacó de mis ocupaciones a la fuerza porque yo necesitaba recibir unos cuantos palos para empezar a mirarme al espejo y a verme como una persona. Y es que hay una diferencia entre un "humano" y una "persona".
Como dijo la mangaka Arina Tanemura en su obra "Fullmoon": "la sirenita, en su ámbito marino, debía de ser como una especie de animal acuático que se movía por impulsos; pero al adquirir piernas y ser ya una humana, comenzó a relacionarse con otros humanos, como el príncipe. Y entonces descubrió el dolor. No un impulso animal, como el hambre o la sed, sino un dolor anímico. Supo lo que era sufrir, y por eso evolucionó una vez más. Ahora ya no era un pez o una humana; al conocer el dolor del amor, se convirtió en una "persona".

Algo parecido nos ocurre a todos al crecer. Y crecer es un proceso que para cada persona tiene su tiempo, así que tampoco debemos preocuparnos demasiado de cuando nos tocará hacerlo.

Si bien a mi me llegó tarde, tal vez me llegó en el momento adecuado para mi. Y por eso me he estado dedicando tiempo para mi últimamente, para mejorar y para crecer.

Hace poco, hice este vídeo, que gustó mucho, y me alegro, porque intenté reflejar un poco todo lo que os cuento en esta entrada:


Este es más o menos el resultado de haber entendido todo lo dicho anteriormente.

Sin embargo, a pesar de haberme esforzado mucho por mejorar como persona, entrenando el cuerpo y la actitud, no fue hasta cierto momento en el que "crecí".

Siempre te dicen "quiérete a ti mismo", "gústate", "entrena la actitud", como digo yo en este vídeo, y es cierto, pero el verdadero punto de inflexión llega cuando te avergüenzas de ti mismo.
Sí, como suena. Y no, no es malo.
Quererse es estupendo, pero ser capaz de avergonzarte de tu estupidez es aun más sano.

No todo es quererse las 24 horas del día, o darse la razón a uno mismo siempre para demostrar seguridad en uno mismo y en sus criterios. De hecho, quererse siempre, las 24 horas, pase lo que pase, a veces me da la sensación de que es un nuevo intento de protegerte del moldeamiento vital del que os hablaba.

No todo es protegerse. A veces se necesitan palos para madurar, y para crecer. Y es bueno.

Y yo, a pesar de todo el entrenamiento y la mejora que me trajo, no me sentí realmente aliviado de todo hasta que sentí vergüenza de mi mismo.
Al empezar el cambio, me decía a mi mismo "bueno, no pasa nada por haber sido un estúpido todos estos años, las cosas van como van, lo importante es mirar hacia adelante".
Y lo es, pero también es un gesto de valentía valorarte en lo que realmente eres, y no más.

Y yo, hasta que no me miré en el espejo y me di vergüenza, hasta que no me vi desde fuera y dije "qué persona tan PLANA", no me sentí realmente aliviado de ese peso.
Se me cayó el ego al suelo, y una vergüenza indecible me saturó. Y me sentí genial. Mi ego infantil había muerto.

La reacción inmediata fue comenzar a reír. Me reí de mi mismo, y me reí mucho. Por lo tonto que había sido al querer escudarme del dolor, y porque sabía que aun estaba a tiempo de empezarlo todo.
Un poco tarde, sí, y me toca correr más que los demás, pero no importa.
Por otro lado los cambios se suceden cada vez de forma más veloz, así que no pierdo la esperanza de convertirme en una auténtica persona. Creo que de momento voy bien.

Y todo este striptease emocional sólo para deciros que os paséis por el forro el discurso lógico de "lo que te haga daño expúlsalo de tu vida".

Si queréis ser Barbies y Kens superficiales que hablen de moda y manicura pero que no sepan encarar una dificultad (o que no quieran encarar ninguna), allá vosotros. Yo prefiero seguir moldeándome.
Encarar el dolor y abrazarlo también es un gesto de valentía. El más grande, tal vez. Y cuando conozcas el dolor en tus propias carnes, entonces podrás decir que has "conocido el dolor". Y entonces serás capaz de entenderlo; y entonces serás capaz de darle el lugar que le corresponde, y "superarlo". Y entonces te habrás moldeado. Y te verás estupendo.

¡Por algo será que la medicina de esta vida siempre es el "jarabe de palo"!






jueves, 13 de marzo de 2014

Review de mis primeras Circle Lenses! "VENUS EYE GREY" (Pinky Paradise)

¡Hola hola!
Hace mil años que no escribía por aquí, pero hoy vengo a desempolvar esto para hacer una review de...¡mis primeras circle lenses!
¿Sabéis? Ha sido durante años uno de mis retos: superar el miedo a ponerme una lentilla en el ojo para poder llevar circle lenses.

Para quien no sepa lo que son, son unas lentillas que se fabrican en Corea del sur y Japón, y cuya particularidad no es que estén graduadas o que tengan color, sino que te aumentan el tamaño del iris, haciendo que tus ojos parezcan más grandes y redondos. En un contexto de asiáticos acomplejados por su ojitos tiene bastante sentido la invención de estas lentillas, pero no sólo ellos las usan ya; muchos occidentales se están subiendo al carro de tener ojos de personaje de cómic.

Y es que el efecto que dan es realmente de muñeco. Dependiendo del diámetro que tengan las lentillas que elijas, se te verá más muñequito, o menos, pero siempre dan bastante impacto visual (aunque algunas son muy realistas, y pasan desapercibidas como lentillas, mientras que la gente cree que tienes nos ojos increíbles x3).

La cuestión: me animé a comprarme unas, y aposté por la tienda Pinky paradise (tienda on line) aunque técnicamente no "aposté" nada porque me habían dado buenas referencias de la tienda xD Varias personas que conocía las llevaban, y desde hacía tiempo, así que me dirigí a Pinky Paradise en busca de unas circle lenses que no fueran extremadamente cantonas, pues los chicos no solemos maquillarnos los ojos, cosa que les permite a las chicas integrar mucho mejor la enorme lentilla en su ojo (y en su cara). Hay que tener cuidado al elegir o puedes acabar con cara de alien xD

Finalmente me decanté por las "Venus Eye-Grey", porque tenían el tamaño más pequeño (14 mm), que es un poquito más grande que el tamaño de mi ojo natural, y de color gris por ser el único color (diferente de mi marrón natural) que queda más  o menos realista. Si tu objetivo es que no quede realista puedes elegir perfectamente unas rosas, unas lilas, o sin ir más lejos unas verdes (cuyo color es muy eléctrico, aviso).
Así pues yo tiré hacia el gris porque me dio la sensación de que una vez puestas se verían más bien como un azul/verdoso apagado. ¡Y acerté!

Me costaron unos 17 euros, + unos 10 euros de gastos de envío. El envío tardó unos 12-13.

¡Y así quedan!








Esta montonera de fotos de mi cara no son un ataque de ego, es para que veáis bien cómo quedan xD Avisar que se ven bastante distintas según la luz. Con luz diurna (2 primeras fotos) se ven azuladas, mientras que con luz eléctrica (las siguiente fotos) se ven verdosas, y más oscuras, aparte de que parecen más grandotas.

¡Y así se ven con toooodo detalle!


Hago esta review porque no hay en todo el puñetero Internet una review de estas lentillas en este color xD yo la estuve buscando antes de comprar las mías, y nada. ¡Así que espero que os sea útil!

A la hora de ponértelas no hay ningún problema; yo iba con miedo, pero no tardé ni 30 segundos en ponerme la primera. La segunda me costó más por eso de que estaba usando la mano derecha para ponerme una lentilla en el ojo izquierdo (xD) y tengo la nariz de por medio, pero MEH. xD

Decir que sacarlas cuesta un poco más, por eso de que te llenan bastante ojo, pero no es nada imposible ni mucho menos.
Tengo que decir también que no irritan el ojo y tardas un ratito en notar que se te secan los ojos, así que no son molestas ni mucho menos (en 30 segundos desde que te las pones ya no notas nada dentro del ojo al pestañear, cosa que sí pasa al principio, y es normal).

Si no has usado antes circle lenses, recomendarte que estés preparad@ para llevarte un buen shcok cuando te las veas puestas por primera vez, pero nada que no se supere con la costumbre (yo, después de habérmelas puesto 3 veces, ya casi me he acostumbrado a verme con ellas).

Como dato final, os recomedaría que comprarais circle lenses del tamaño 14 mm, y no más, porque ya véis que se ven grandecitas con este diámetro; la mayoría de lentillas de Pinky Paradise son de 14.5 mm o hasta de 15, pero si buscáis bien encontraréis lentillas de 14 mm muy bonitas. La serie Venus Eye es un poco más cara que el resto, pero vale la pena porque son muy bonitas.

¡Y nada, espero que os haya sido útil, y que os animéis a compraros unas!

Decidme qué os parecen estas :D bye~

***comenta***

jueves, 23 de enero de 2014

Esquivar el dolor, ¡el mayor error habido y por haber!

¿No os pasa que a veces estáis tan cansados de recibir palos emocionales que decidís cerrar la barraca y dejar de sentir porque lo único a lo que aspiráis ,a estas alturas, es a estar tranquilos y en paz?

Qué tontería. ¿Dejar de sentir? ¿En serio quieres eso? ¿No será acaso que lo único que deseas es ser feliz a cualquier coste, pero esquivando el sufrimiento?

Sería fabuloso tener una vida a medida, sin duda. Una vida de catálogo. La típica vida de Barbie que nos venden en los anuncios de Barbie in the Dream House.

Pero eso no existe.

Y el hecho de que nos hayan estado engañando toda nuestra infancia con cerditos felices y arco iris que ríen no tiene que suponernos un trauma, ni mucho menos tiene que suponer que pensemos que la felicidad era una mentira.

La felicidad no es una mentira, existe; pero no es cómo nos la habían presentado.

La felicidad está totalmente saturada de sensaciones, a veces contradictorias entre ellas: sentirse realizado, sentirse persona, sentirse útil, sentirse eufórico, sentir que te superas a ti mismo, sentir, sentir, sentir y otra vez sentir.

Pero uno no puede saber qué es sentirse en plenitud si no ha experimentado el vacío. Y así es la felicidad: mitad agua, mitad aceite. Una serie de contrapuestos que dan sentido a todas las palabras, experiencias y vivencias habidas y por haber.

¿Quieres ganarte la felicidad sin sufrir? Entonces es que no quieres ser feliz. Lo único que quieres es una vida inalterable, lineal, monótona, "estable", previsible, regular, sin sorpresas.

No nos engañemos, la felicidad como "comodidad" o "vida de catálogo" NO existe. Como bien dice el dicho "la felicidad es para los valientes" y "el que no arriesga, no gana".

Muchas veces tememos en nuestro interior albergar sentimientos hacia las personas porque cuanto más las queramos, más claramente visible será ese cartelito sobre nuestro pecho que dice "que sepas que si me hieres, lo harás muy hondo". Pero ¿qué es vivir sino compartir todos tus minutos con las personas que te rodean?
Si no tuvieras a nadie contigo por Navidad ¿realmente habría algo que celebrar? Si estuvieras solo en año nuevo ¿habría algo que celebrar en ese minúsculo cambio en el tiempo, pasar de un segundo a otro segundo? Si no tuvieras nadie en tu cumpleaños, ¿habría algo que celebrar?

Nos guste o no, vivir consiste en compartir experiencias con las personas, y hacer eso implica vínculos emocionales, que nos traerán placer y dolor a partes iguales. Felicidad y miedo, placer y dolor, todo esto va de la mano.

La felicidad da miedo. Da mucho miedo. Paradójico, si pensamos en la imagen publicitaria de la felicidad, donde todo te viene con garantía, recambios, y te devuelven tu vida si no estás contento con el resultado.

Pero chicos, la vida no es un centro comercial en rebajas. La vida NO tiene ni UNA sola garantía, de nada. No hay recambios, ni marcha atrás, ni "delete all", ni la felicidad conoce de descuentos.

La felicidad es "o todo o nada". El mayor salto al vacío de tu vida.

Y estamos tan mal acostumbrados a que nos lo den todo hecho, que tenemos miedo a lo imprevisto, a lo que conlleva un coste, a lo que no te de una garantía de éxito. Y justamente eso es la felicidad.
La reacción lógica, si queremos esquivar el dolor, es esquivar la felicidad.

¿Tendrás más estabilidad? Sí. ¿Que la vida se convertirá en una rutina intragable en la que te irás apagando poco a poco? También.

¿No es así como vivimos hoy en día? Una sociedad acomplejada, miedosa, cobarde, indirecta, extremadamente preventiva, comodona, aburrida, hastiada, ociosa, desesperada. Desesperada por no haberse atrevido jamás a comprobar hasta dónde te podía llevar la felicidad, y todos sus riesgos.

¿Vivir sin experimentar el terror de perder lo que más amas? ¿Vivir sin experimentar el miedo al fracaso? ¿Vivir sin ser herido?
¿Eso es vivir? ¿Estar todos los días tirados en la cama perdiendo el tiempo viendo series? ¿Poner la música más alta que tus pensamientos para intentar anular tu conciencia o tu memoria?

Con tal de evitar el dolor, o de fingir que no existe, nos hemos encerrado en casa, donde no nos puede tocar la exterioridad. Nos hemos recluido, envuelto en sábanas, hemos huido, nos ocultamos constantemente, metemos la cabeza bajo tierra las 24 horas. Y todo porque somos unos cobardes cuyo mayor miedo es descubrir cómo sería la locura de ser feliz sin importar las consecuencias. Aceptando todas ellas, a cualquier coste, luchando, gritando, corriendo, esforzándose, dejándose la piel, entrenando la paciencia y la capacidad de perdonar, humillándonos, persiguiendo hasta el fin del mundo aquello que más nos importa sin importar lo que perdamos por el camino.

Escucha.

Si experimentas el terror de perder lo que más amas es porque tienes algo que amas. Si experimentas el miedo al fracaso es porque albergas una fortísima esperanza de triunfar. Si eres herido es porque primero amaste. Porque sientes. Porque estás vivo.

Rompamos con esta sociedad apagada y apática que se sume en la ataraxia para esconderse del dolor. ¡Vida y dolor van de la mano, rechazar esta realidad es la mayor estupidez que se pueda cometer!

¿Quieres convertirte en una planta? ¿En un televisor con la pantalla estropeada?

La idea de la ataraxia (supresión total de la capacidad de sentir para alcanzar el equilibrio) es muy tentadora, pero necia. Eso es existir, pero no vivir. Limitarse a convertir oxígeno en dióxido de carbono sin que ningún estímulo pueda alterar el ritmo de esta operación.

"La felicidad sólo es para los valientes". Valientes.

¿Quieres la felicidad, o no? Pues levántante, deja de quejarte, deja de victimizar tu existencia y dótala de sentido, corre, corre sin esperar a que llegue ningún supuesto "momento perfecto" porque todos los segundos son iguales, persigue aquello que deseas aunque para ello debas seguir caminos inesperados...

La "paz" que proporciona la ataraxia sólo te lleva al hastío. No temas recibir de cara todo el dolor habido y por haber. Si estás vivo toca sufrir, esto es así. Pero el secreto de la felicidad está en entender esta realidad, aceptarla, y tomar el dolor como la mejor lección de tu vida. Y sobretodo, lo más importante, es que no importa cuanto hayas sufrido, recuerda en tu corazón todo aquello bueno y feliz que sin duda existió en tu vida y en su momento.

Que el dolor no empañe todo lo bueno, que no nos obceque, que no nos ciegue.

"Stop complaining, do something".

La felicidad es una persecución sin tregua en la que sin duda vas a jadear. La felicidad es una competición. La felicidad es una apuesta total, sin tiquet ni garantía.

Sal a por ella. Encara el riesgo de volver a sufrir, acepta este hecho, y se valiente para aprender a vivir a pesar de ello. Verás como al final acaban ganando las cosas buenas. Todo depende de con qué ojos mires el mundo, y a ti mismo.

Prepárate para el partido. Lejos de estar acabado, tu vida empieza ahora.





                                                                   No tengas miedo.

martes, 21 de enero de 2014

¡VENDO! Calzado moderno (sur coreano) totalmente nuevo y a tirado de precio!~

¡Chicos! Escribo esta entrada para contaros que estas navidades hice unos pedidos on line a tiendas asiáticas (YesStyle) para comprar algún calzado que otro, pero por desgracia me han timado con las tallas y no me va nada de lo que me han enviado. ¡Una tragedia! Con lo que me gusta su diseño...
Pero estáis de suerte, porque si a alguien le daba pereza comprar por Internet a nivel inter continental pero quiere calzado de este tipo, yo LO VENDO, totalmente nuevo! Aquí os dejo lo que vendo, el interesado que se ponga en contacto conmigo dejándome un comentario, y yo le daré un mail para hablar sobre el asunto!

*High Platform Sneakers-Black and White*







Amo con toda mi alma estas Sneakers, pero aunque me entran, me van demasiado justas de tamaño y no puedo andar con ellas T_T

-Talla 39 (25 cms de largo, 9 de ancho) 
-Plataforma de 6 centímetros aprox. Polipiel.
-Precio: 20 euros. (+gastos de envío)

100% nuevas, sin usar (sólo sacadas de la bolsa y puestas 1 vez dentro de casa). 

Los gastos de envío se pagarían con el sistema de contra rembolso (cuando llegan a casa los pagas en mano al cartero). El precio del producto se ingresaría en una tarjeta de crédito que yo proporcionaría. 


*Faux-Leather Platform Creepers-Black*



-Talla 38-39 (24 cms de largo, 8 de ancho) 
-Piel de imitación.
-Precio: 26 euros. (+gastos de envío)
100% nuevas, sin usar (sólo sacadas de la bolsa y puestas 1 vez dentro de casa). 

Los gastos de envío se pagarían con el sistema de contra rembolso (cuando llegan a casa los pagas en mano al cartero). El precio del producto se ingresaría en una tarjeta de crédito que yo proporcionaría. 


¡Y eso es todo! Si no os interesa pero sabéis de alguien a quien pudieran interesarle estos zapatos, compartid esta entrada! ~ :,D que yo no puedo usar estos zapatos por culpa de la talla :,D

¡Gracias!